Cómo preparar la maleta para una escapada de fin de semana

Está bien tener ambiciones profesionales, pero también es importante saber disfrutar del tiempo libre. No es solo una cuestión de buscar el equilibrio, sino de estimular la imaginación. Muchas veces, se nos ocurren ideas que llevan ya tiempo rondándonos la cabeza, sobre todo cuando salimos de viaje. Cambiar de entorno puede desencadenar un momento eureka que estaba esperando una oportunidad para salir; por eso nos gusta tanto hacer una escapada rápida y conocer una ciudad nueva que nos inspire. Si queremos evitar complicaciones, es importante echar en el equipaje prendas que sean fáciles de combinar, y que ofrezcan lo máximo en estilo con un mínimo de esfuerzo. Siga leyendo y descubrirá los conjuntos ideales para una escapada de fin de semana que le harán tener todos los frentes cubiertos.

Look 1: El viaje y la llegada

Para el primer día de la escapada es esencial buscar un look funcional y polivalente. Unos vaqueros son un magnífico punto de partida: son cómodos, tienen más estilo que la ropa de andar por casa, y combinan con todo. Nuestra recomendación es un estilo confeccionado en tejido vaquero superelástico con unas deportivas sofisticadas. A continuación, hay que buscar un abrigo y llevarlo puesto durante el viaje. Así estará preparada para afrontar el aire acondicionado superpotente de trenes y aviones, además de que ahorrará espacio en el equipaje y evitará las arrugas. Buscamos prendas versátiles, por eso hemos escogido un abrigo elegante a la vez que casual, y que además ofrece la ventaja de contar con una capucha desmontable. Para terminar, este bolso estilo saca le permitirá tener a mano todo lo esencial. Incluye un bolsillo con cremallera en el interior y se cierra por arriba con un cordón; gracias al elegante tono azul de la piel con textura, es especialmente atractivo. Cuando llegue a su destino, deje el equipaje y salga directamente a explorar los alrededores: ¡estará ya preparada y vestida para recorrer la ciudad!



Look 2: Monumentos y museos

Después de una noche de sueño reparador, ha llegado el momento de visitar monumentos. Dele un giro al conjunto de abrigo y calzado que vistió ayer y combínelos con una camisa vaquera fruncida y una falda con lazo en la cintura. Los museos cierran a media tarde y se aproxima la hora de salir a cenar. Este conjunto es un estilo sencillo y elegante con un equilibrio perfecto, ideal para pasear todo el día y luego ir a un restaurante.

Look 3: De compras

El tercer día, toca ir de compras. Una nueva ciudad, con sus coquetos paseos y calles por explorar ofrece multitud de oportunidades de encontrar algo especial para usted, así como regalos para la familia y los amigos. Estará entrando y saliendo de tiendas todo el día, por eso una cazadora de piel de líneas definidas es la opción ideal para protegerse sin pasar calor excesivo. Combínela con un top holgado a rayas y unos vaqueros de denim elástico para recorrer kilómetros de avenidas o subir corriendo por las escaleras mecánicas antes de que cierren las tiendas. Después, si le apetece, salga a vivir la noche.



Look 4: Planes de última hora y vuelta a casa

Para cuando quiera darse cuenta, habrá llegado el último día del viaje. Hay que aprovechar el tiempo al máximo, le apetece salir a por un brunch, hacer unas compras de última hora y hacer una última visita turística, pero también quiere llegar a casa con las pilas cargadas. Tenga todo eso en cuenta para elegir el conjunto final: lo importante es el confort si quiere descansar durante el viaje de vuelta. Una prenda de punto de tacto agradable y unos pantalones de pierna ancha son una elección ideal. Cuélguese el bolso y el abrigo, y prepárese para volver a casa.

No se olvide