Chaqueta azul, camisa blanca, corbata verde de BOSS Chaqueta azul, camisa blanca, corbata verde de BOSS
Una combinación perfecta: camisa y corbata

"As long as I’ve got my suit and tie" (mientras tenga mi traje y mi corbata) es el título de una canción de Justin Timberlake. Por muy bien que vista el señor Timberlake, se le ha escapado un detalle importante: la camisa. En la mayoría de los casos, la camisa hace de telón de fondo de un conjunto. Y si la camisa es el telón de fondo, ¿qué papel desempeña la corbata? La corbata es el nexo de unión entre todos los componentes del conjunto.

Camisa en azul claro y corbata azul oscuro de BOSS Camisa en azul claro y corbata azul oscuro de BOSS
El mismo estampado en otro tamaño

Ya pasaron los tiempos en los que no se podía combinar una camisa y una corbata con el mismo tipo de estampado; solamente hace falta asegurarse de que el tamaño de los estampados sea lo más diferente posible. Una corbata con rayas anchas queda muy bien al lado de una camisa de rayas finas, mientras que una corbata de cuadros pequeños se lleva a la perfección con una camisa a cuadros grandes. Un estampado muy fino puede confundir a la vista y crear una ilusión óptica (en las fotos, los patrones se fusionan y crean un efecto de parpadeo o moiré, como en esas imágenes que parecen moverse). En ocasiones especiales o actos importantes, es mejor dejar este tipo de estampados en el armario y optar por llevar algo liso.

Camisa en azul claro y corbata de punto gris de BOSS Camisa en azul claro y corbata de punto gris de BOSS
Un estampado diferente, pero con el mismo tamaño

A la hora de combinar estampados con contraste, es importante que el estampado de la camisa y de la corbata sean de tamaño parecido. Con esto nos referimos tanto al tamaño de los elementos que conforman el estampado como a los espacios que quedan entremedias. En otras palabras: lo que mejor combina con una camisa de rayas de tamaño medio es una corbata de lunares que no tenga demasiados lunares o una corbata en pata de gallo con tamaño mediano.


Camisa en azul oscuro y corbata de BOSS Camisa en azul oscuro y corbata de BOSS
Colores y tonos

Puede asociar una camisa y una corbata de la misma familia de colores, siempre que sean tonos de extremos opuestos del espectro cromático (y que la camisa sea del tono más claro de los dos). Una corbata azul oscuro queda muy elegante con una camisa azul lisa. Si combina los tonos al revés, el look puede resultar pasado de moda. Una excepción: es complicado encontrar una corbata que vaya bien con una camisa que sea muy oscura, así que le aconsejamos que elija una de tono parecido. Evite los estampados; no suelen quedar nítidos cuando tienen un fondo oscuro.

Camisa en azul claro y corbata azul oscuro de BOSS Camisa en azul claro y corbata azul oscuro de BOSS
Textura y contraste

Hay combinaciones de tejidos y materiales que no son lógicas, y otras que sencillamente deberían evitarse a toda costa. Existe una regla básica: en camisas y corbatas, es mejor evitar los extremos. Un contraste de texturas medias queda bien. Por ejemplo, jamás se le ocurra combinar una corbata de lana gruesa con una camisa de sarga de algodón que tenga mucho brillo; una camisa de lino está tejida de una forma muy característica que no combina con una corbata de seda fina.


Pero en este conjunto de reglas también existe un comodín que sirve para todo: una corbata de punto. Queda refinada y moderna con prácticamente todo tipo de camisas, y además sirve para aunar los diferentes componentes de un conjunto. No lo dude: una corbata de punto ya no es un complemento anticuado, incluso James Bond las utiliza.

Elija su
estilo