Historias BOSS

Laura Harrier

Para Laura Harrier no solo existe Hollywood. La actriz le cuenta a Rachel Malcolm por qué mira más allá.

Estrella emergente

Laura Harrier quiere contar historias. Y de todo tipo: desde superproducciones de acción de Hollywood, como su decisivo papel en Spider Man: Homecoming de 2017, hasta filmes que considera “relevantes cultural y socialmente”, como BlacKkKlansman (Infiltrado en el KKKlan) de Spike Lee, con una brillante interpretación en el rol de la estudiante activista Patrice Dumas.

“Me gustaría cubrir de verdad todo el espectro”, afirma la actriz en una habitación de hotel en Milán después de haber asistido al BOSS Show. “La clave está en los personajes. Quiero contar historias con las que conecte la gente. Ese es el tipo de películas con las que he crecido, donde podía verme reflejada en los personajes, pero donde también veía cosas ajenas a mí y otras a las que podía aspirar”. 

Harrier, nacida en Chicago, fue una niña con mucha imaginación y aspiraciones de todo tipo, tal y como nos confiesa: “Quería ser muchas cosas: médica, arqueóloga, diseñadora de moda, profesora de cultura egipcia, etc. Me interesaban muchos temas a los que quería dedicarme”. Se ríe y añade: “Y ahora me toca fingir ser todos ellos”. 

Ambición y aventura

Con solo 18 años, Harrier se mudó de Chicago a Nueva York para comenzar su carrera sobre los escenarios y en la gran pantalla; un acto muy valiente para una adolescente, le comento. “Supongo que sí, pero la verdad es que no me lo parecía”, afirma mientras sonríe con el recuerdo. “Lo hice y ya está, y de algún modo siempre supe que era lo que iba a acabar haciendo. No se me ocurrió ni dudarlo. Siempre he sido muy aventurera”, añade. “Esa es otra de las cosas que quería hacer de niña: ser exploradora. Profesión que creo que ya ni existe. Siempre he querido conocer mundo y romper barreras; descubrir cosas que no hubiera visto antes y conocer a gente nueva. Este ha sido siempre mi principal interés”.
 

¿Y cómo definiría la ambición? Harrier piensa un momento y después responde: “Creo que es lo que mueve a una persona a hacer algo más grande que ella misma”.

Aunque las aptitudes interpretativas de Harrier han captado la atención de Hollywood, es la conciencia social lo que la distingue del resto. Con solo 30 años, no le interesa tanto lo relacionado con el éxito como el efecto que pueda tener su trabajo en otros.
 

“Me siento muy afortunada de poder disfrutar de la belleza y el glamour de todo esto”, afirma, mientras observamos la ciudad con el ritmo frenético de la Fashion Week. “Pero creo que si no tiene un propósito más grande que uno mismo, entonces es un poco vacío. Intento pensar siempre en ello y en las historias que cuento. Por ejemplo, ¿cómo se sienten las chicas jóvenes viendo esto? ¿Qué me faltó al crecer que me hubiera gustado tener?”. 
 

A la hora de tomar decisiones profesionales, en vez de tener un plan de lo que quiere conseguir y cuándo, “me guío por lo que siento que es lo correcto ahora y de lo que podré estar orgullosa en el futuro”.

Intuición e inspiración

Una de las últimas decisiones de Harrier ha sido unirse a BOSS y ser uno de los cuatro rostros de la nueva campaña del perfume ALIVE, cuyo eslogan es “¿Qué le hace sentirse vivo?”. Le pregunto que si su respuesta sería actuar.
 

“Sin lugar a dudas, mi arte es creativo y es una gran fuente de inspiración”, responde. “Pero también me encantan los museos y hacer cerámica porque me permite evadirme. Cualquier cosa creativa y artística me ayuda a centrarme”.
 

¿Y qué le hace feliz? “Estar fuera, la naturaleza, viajar, el arte, la música, mis amigos, reír hasta llorar…”, se va callando y vuelve a sonreír, retomando el tema de la inspiración, sobre la que afirma “que puede venir de cualquier sitio”.
 

“Me inspiran las actrices que allanaron el camino a mi generación… y también las mujeres de mi familia. He sido muy afortunada por tener unas mentoras tan maravillosas”. Haber trabajado con Tom Hanks, Spike Lee y Steve McQueen con veintitantos años no es algo desdeñable.

¿Cómo le han influido las experiencias de la última década?

“No lo sé, es una pregunta complicada”, afirma, y se toma tiempo para pensar. “Me intento dejar llevar por mis instintos, por lo que siento, y eso es algo que he aprendido con los años, que mi primer instinto normalmente es el correcto”. Cuando la conversación deja de centrarse en su persona, Harrier reflexiona sobre qué consejo les daría a las jóvenes que están empezando.
 

“Creo que escucharte a ti misma, escuchar tu intuición”, afirma. “Ser consciente de quiénes te rodean, porque es fundamental tener a gente positiva en tu vida que te anime y se alegre de tus éxitos, y que puedas celebrar los suyos… Ser consciente de lo que vales”.
 

Y hablando de valorarse a uno mismo, volvemos al tema de Instagram, donde Harrier cuenta con más de medio millón de seguidores. ¿Cómo te hace sentir?, le pregunto.
 

“Ahora pienso más en ello porque me he dado cuenta de que la gente realmente presta atención a lo que hago y es algo que me resulta muy raro”, responde. “Intento pensar que es algo positivo. Creo que las redes sociales son una fachada para cualquiera, son como un carrete con los momentos más destacables de tu vida real. Mi vida no se parece en nada a lo que ves en mi Instagram; soy yo, pero es solo una versión de mí misma”.

Si se la compara con muchos de sus coetáneos, Harrier no publica tanto, una vez a la semana más o menos. “Lo hago conscientemente”, afirma. “Creo que es fundamental guardarte algunas cosas para ti. Tener una vida privada. Y soy muy consciente de ello y de la necesidad de guardar una parte de mí para mí misma. No creo que toda la vida de las personas deba ser de consumo público”.


Decidida, talentosa y consciente de su valía, Harrier tiene todo lo que necesita para llevar su carrera, hasta ahora brillante, a cotas incluso más altas; ya sea con Instagram o sin él. Los logros que ha alcanzado durante sus veintitantos significan que los treinta serán todo un reto; pero si hay alguien preparado para vivir esa aventura vital es ella. No la pierda de vista… Es una mujer BOSS en continuo movimiento y estamos encantados de acompañarla en su viaje.